lunes, 21 de septiembre de 2015

HABILIDADES SOCIALES.... ¿PARA QUÉ?

Está claro que nuestr@s peques no son pizarras en blanco y sus cabecitas no son recipientes vacíos para llenar y llenar, por muchas clases extraescolares que reciban ya sean de algún deporte o idioma no aseguraremos un futuro de dicha y felicidad para ell@s. Estamos preparándolos académicamente para el futuro y creando hábitos saludables como hacer ejercicio de forma regular, indudablemente. Pero.....¿estamos preparándolos para ser felices, para que sean buenas personas, para que sean independientes y críticos ante las injusticias de su entorno.......?

Hablemos de Habilidades Sociales. Las conductas socialmente habilidosas son aquellas que emplean las personas para expresar sentimientos, actitudes, deseos, opiniones y derechos, con respecto a los demás, de un modo adecuado a la situación y que generalmente resuelven los problemas actuales y minimizan los problemas futuros. Algunas conductas que requieren habilidad social son:

iniciar una conversación
 
hablar en público
 
expresar agrado, afecto y amor
 
defender los propios derechos
 
pedir favores
 
rechazar peticiones inaceptables
 
hacer cumplidos
 
aceptar cumplidos
 
pedir disculpas o admitir ignorancia
 
pedir cambios en las conductas de los otros
 
afrontar las críticas
 
 
Una persona con buenas habilidades sociales lleva a cabo conductas asertivas que conllevan una serie de resultados:
 
- Una disminución de la propia ansiedad
 
- Unas relaciones más íntimas y significativas
 
- Un mayor respeto hacia uno mismo
 
- Una mejor adaptación social
 
Pinchad aquí si queréis conocer qué características tienen las conductas pasivas y agresivas así como los resultados de las mismas.
 
 
La conducta asertiva es susceptible de ser aprendida y no olvidemos que cada persona debería escoger cómo actuar en cada caso. Es decir, si puedes comportarte asertivamente en una determinada circunstancia y escoges no hacerlo, estás decidiendo libremente el uso de tus conocimientos y habilidades. Si por el contrario, no eres capaz de actuar asertivamente, sino que te acobardas o estallas en la agresión, te gobernarán los demás y tu salud mental se resentirá.
 
Las etapas que seguiremos con carácter general en el entrenamiento de habilidades sociales serán cuatro:
 
1. Adoptar un sistema de creencias que respete los Derechos Personales propios y ajenos
 
2. Distinguir entre conductas asertivas, pasivas y agresivas, intentando aplicar las primeras en la mayoría de las situaciones.
 
3. Reestructurar nuestra forma de pensar en situaciones concretas
 
4. Ensayos de respuestas asertivas en diversas situaciones

 
 
 
¿Cómo hacemos para conseguir trabajar este tipo de conductas en nuestro día a día?
 
1º Describimos una situación problemática actual o pasada
2º Entre todos ensayamos distintas soluciones al problema.
Evaluamos la efectividad de cada respuesta.
Podemos representar para ello los papeles de cada uno de los implicados en el problema
Finalmente hacemos hincapié en los beneficios de una conducta adecuada y lo reforzamos cuando repitan conductas similares a las practicadas
 
Un problema a plantear podría ser, por ejemplo, la pelea de dos niños en la hora del recreo. Es una situación cotidiana que nos puede servir para poner en práctica nuestro plan. Los padres tenemos la ardua tarea de enseñarles lo que está bien y lo que está mal, y la mejor forma de hacerlo es sirviéndoles de modelos de comportamiento. ¿Significa que tenemos que ser perfectos?: rotundamente NO,  si no admitir que no se tienen todas las respuestas y caminar a su lado en la búsqueda de las mismas. Y si nos equivocamos disculparnos y admitir nuestros errores no hará que nuestros hij@s nos respeten menos.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

#wrappera { width:560px; margin-left:auto; margin-right:auto; margin-top: 19px; overflow:visible; } #slider { background-color: #f7f7f7; position:relative; padding:20px; overflow:hidden; } .contenta { width:520px; float: left; position: relative; } .inslider a { text-decoration:none; } .contentholder { height:250px; width: 520px; overflow: hidden; position: relative; } .contentslider { position: absolute; top: 0; left: 0; } .imgslider img { float: left; } .contentnav { position: absolute; bottom: 30px; left:200px; height:30px; z-index: 100; text-align: center; line-height: 30px; } .contenta h2 a { text-decoration: none; color: #aa2222; } .contentnav a{ padding-top: 5px; padding-bottom: 5px; padding-right: 10px; padding-left: 10px; text-decoration: none; color: #aa2222; } .contentnav a.active { font-weight: bold; color:#FFF; background: #aa2222; -moz-border-radius: 25px; -webkit-border-radius: 25px; border-radius: 25px; }